En argentina existen diversas leyes que se encargan de velar por los derechos humanos pero, una muy especial es la Ley 2.601, fundamentalmente reconocida en la Constitución Nacional. La cual está destinada, específicamente, en proteger integralmente los derechos de los niños, niñas y adolescentes promoviendo su bienestar físico, psíquico y emocional.

El instrumento más notorio en la materia es la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), un importante acuerdo firmado entre países, que reconoce expresamente a niñas, niños y adolescentes como sujetos de derecho, siendo los menores de 18 años titulares y el Estado su garante.

Su propósito es asegurar el cumplimiento de los derechos del niño como ciudadano, independientemente de su situación económica, sexo, etnia, religión, ubicación, capacidad o cualquier otro factor.

La CDN se basa en 4 principios fundamentales:

La no discriminación.

El interés superior del niño.

El derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo.

La participación infantil.